BioEspecie ::: Vida Sustentable ::: BioEspecie

¿Cómo cultivar lavanda y en qué momento?

Cultivar lavanda para atraer abejas, hacer aceites esenciales y decorar nuestro jardín o balcón. Cómo cuidar de esta popular planta aromática.

Huerta 23 de julio de 2022 ::: Matías Beltramino ::: ::: Matías Beltramino :::
planta-lavanda-1628595276
Cultivar lavanda.

Entre las miles de plantas arómaticas que podemos imaginar, la lavanda es quizás una de las más populares y atractivas: el color entre violeta y azulado de sus flores y su precioso perfuma la convierten en una planta increcíble.

Si estás buscando agregar plantaciones a tu huerta o jardín y aún no tienes lavanda en él, en este artículo te contaremos cómo cultivar la lavanda y en qué momento del año. 

Su nombre cintíficamente hablando es Lavandula Officinalis y se la considera una de las plantas aromáticas que más abundan en cualquier jardín. Sucede que la lavanda es de fácil cultivo y cuenta con muchas cualidades.

La lavanda es un arbusto leñoso perenne que no suele superara los 1,5 metros de altura. Sus flores se asemejan a una espiga solo que de color violaceo. 

Al ser una planta más bien rústica, si aplicamos los cuidados básicos, suele crecer en cualquier tipo de terreno y condiciones. Sólo deberás encontrar cuál es ese lugar adecuado para plantar lavanda

plantas-combaten-plagasCombatir plagas cultivando caléndulas en tu huerta urbana

Dónde cultivar lavanda

Conocer sobre las plantas de nuestro jardín nos ayuda a cuidarlas mejor y que crezcan sanas. La lavanda es una planta resistente, pero requiere de un espacio muy soledado para crecer fuerte. 

Se aconseja no plantar lavanda cerca de árboles de mucha sombra, lo ideal es que la lavanda reciba mínimo seis horas diarias de luz solar. 

Además la lavanda precisa de espacio para poder crecer en todo su esplendor, por eso también conviene separarla de otros tipos de plantas. 

La huerta es el lugar ideal para plantar lavanda, además de el jardín. La razón es que la lavanda atrae muchas abejas y otros insectos polinizadores y esto ayudaría a que tu siembra crezca mejor y abundante. Además de aumentar la cantidad de flores polinizadas. 

Qué tipo de suelo es mejor para plantar lavanda

Idealmente la lavanda debe plantarse sobre suelos alcalinos, con elevado pH, lo que no quita que crezca también en otros tipos de suelos. 

Si el suelo de tu jardín o huerta es ácido en lugar de alcalino, puedes agregarle cal y con ello aumentar su pH. Esta acción deberás repetirla cada tanto, o también puedes usar algún otro tipo de sustrato para convertir en alcalino un suelo ácido.

La circulación del agua es fundamental para el cuidado de la lavanda. Cómo se trata de una planta que no requiere mucha hidratación, debemos cuidar de que no se formen charcos alrededor de ella tras el riego o las lluvias. Por esta razón, los suelos arenosos son ideales para plantarla.

Al no precisar mucha agua, la lavanda resiste sequías y puede desarrollar sin inconventes realizando riegos moderados, en especial durante el invierno para que no la quemen las heladas. 

En meses cálidos es preciso regar la lavanda una vez a la semana. Siempre comprueba que el suelo que la rodea se encuentre seco, antes de volver a arrojarle agua. 

caracoles¿Cómo eliminar babosas y caracoles de forma natural?

Cuándo plantar la lavanda

Preferentemente, la lavanda debe plantarse en otoño. Es el momento ideal pues las temperaturas no son ni bajas ni altas, las lluvias son moderadas y el sol aún está suave.

Si el terreno que vas a utilizar es bajo en nutrientes, conviene usar abono para plantar la lavanda. Hazlo con mesura, porque un exceso de abono puede dañar tu planta de lavanda y hacer que no crezca. Si quieres obtener un suelo con buen drenaje, puedes añadirle turba. 

Cava un pozo, inserta en él la raíz de tu planta de lavanda, rellena el agujero, apisonalo y, por último, riégalo.

Qué enfermedades tiene la lavanda

Las enfermedades de la lavanda derivan del exceso de riego. En temporada de calor, si la planta recibe abundante agua, daremos lugar a la aparición de hongos. Uno de ellos es el temido moho negro que tiene lugar cuando la lavanda no recibe luz solar y está tapada por otras plantas o árboles. 

Otra de las enfermedades de la lavanda es la pudrición de su raíz. Puedes advertirlos si comienzas a ver que sus hojas se tornan amarillas y se marchitan. La solución está en no regarla en abundancia y posibilitar un buen drenaje del agua. Nunca mojes las hojas y las flores de la lavanda al regarla.

Te puede interesar

Lo más visitado

Newsletter

Recibe los nuevos artículos directamente en tu correo. Cuidamos tu casilla de correo, no enviamos todos los días y solo lo hacemos cuando hay nuevos artículos.