Generar gas en casa con basura orgánica

Los desechos de nuestro alimento cotidiano pueden dejar de ser basura para convertirse en el gas que alimente, por ejemplo, nuestra cocina. Una manera simple de reducir la acumulación de desperdicios y cuidar nuestro ambiente

Arquitectura Por: ::: Matías Beltramino ::: 12 de junio de 2020
Residuos orgánicos - materia prima del biogás
Residuos orgánicos - materia prima del biogás

En el mundo producimos más de 228 mil toneladas de basura por hora. Una cifra realmente alarmante. De este total, alrededor del 30% no es recolectada ni recibe tratamiento alguno. La necesidad de un cambio urgente en cuanto a la administración de nuestros desechos queda clara.  

Varias son las experiencias que se están aplicando alrededor del planeta para producir biogás mediante la descomposición desechos orgánicos en casas de familia.  

Los biodigestores funcionan gracias a un proceso que se conoce como digestión anaeróbica. ¿En qué consiste este fenómeno? Dentro de los biodigestores se genera un ambiente biológico activo que desencadena una fermentación anaerobia por acción de microorganismos, logrando producción de gas metano (biogás). Para que el biogás exista deben desarrollarse las bacterias anaeróbicas y las bacterias metanogénicas. Al cargarse el biodigestor con las bacterias, y mediante la digestión de los residuos, se produce el biogás. Este tipo de bacterias podemos hallarlas en los líquidos ruminales, en guanos de cerdo y rumiantes, en lodos de tratamiento de efluentes o bien de otros biodigestores.

¿Qué utilizar para alimentar el biodigestor?

Toda materia orgánica de origen animal o vegetal sirve como alimento o sustrato para la biodigestión. Por ejemplo: restos de café, restos de mate, restos de comida, lácteos, restos de carne sin hueso, alimentos en mal estado, azúcares y dulces, pan, pastas, harinas y granos, cáscaras y restos de frutas y verduras, estiércol y orina de animales. Residuos de cocina y residuos de granja.

Se debe evitar utilizar residuos que no sean orgánicos o que siendo orgánicos estén contaminados y puedan afectar al biodigestor.

Siempre es recomendable que el tamaño de los residuos no sea mayor a media manzana o una cáscara de banana entera. Si se cuenta con sólidos grandes es conveniente trozarlos o molerlos, previamente. Si los residuos son demasiado grandes, la digestión se dificulta y se hace más lenta.

El agua, un elemento fundamental

Los microorganismos de la biodigestión precisan de grandes proporciones de agua para poder actuar. Los residuos orgánicos contienen agua, pero en distintas proporciones por lo tanto es recomendable agregarles. La consistencia resultante de mesclar los desechos con agua debe quedar similar a un caldo.

Biodigestor casero



El biogás de acuerdo a los tipos de sustrato

Sin son diferentes los sustratos, diferentes serán los microorganismos capaces de degradarlos. La cantidad de biogás generado por cada uno también variará según las características del alimento que las provee. De ahí que cada alimento tiene su “potencial de generación de biogás”. Es decir, la cantidad de biogás generada por cada unidad de alimento.

Energía por descomposición

El ingeniero agrónomo Fabián Cabrera, de la provincia de Salta, en el 2015 comenzó a realizar el experimento de producir biogás y decidió instalar una planta en el fondo de casa. Dicho así parece una cosa compleja de poner en práctica pero resulta más sencillo de lo que uno imagina.

Podemos construir nuestro propio biodigestor utilizando un tanque de 200 litros, esos que habitualmente son de color azul con tapa negra. Dentro se colocan los elementos y se lo tapa de forma hermética. La clave está en que los desechos orgánicos que coloquemos, como señalamos antes, sean colocados en partes iguales con agua. Esto es, un kilo de desechos junto a un litro de agua.

Para Cabrera el uso del biodigestor

es una forma de producir energía, una forma de regeneración a través de la descomposición de los residuos orgánicos.

El ingeniero señala que así como se puede producir gas mediante la descomposición de desechos hogareños, también puede hacerse utilizando estiércol de caballo o “residuos de actividades agrícolas, como las bandejas de residuos de los pollos o de los cerdos”

Fabián Cabrera - Ingeniero agrónomo de Salta

Si necesitamos cubrir el consumo de gas de una familia tipo, será preciso que montemos al menos 6 biodigestores construidos con tachos de 200 litros. Uno solo de estos biodigestores puede generar gas durante 3 meses utilizando la misma carga.

El ingeniero Fabián Cabrera comenta que

es muy importante que los tachos se pinten de negro porque esto facilita la radiación solar. Esto trabaja a una temperatura de entre 35 y 37 grados centígrados. En invierno lo que hay que hacer es un sistema de protección para mantener la temperatura. Un invernáculo para que tenga más temperatura o por lo menos para mantenerla.

La generación de gas se termina cuando finaliza la degradación de los desechos. En tanto estos residuos pueden continuar utilizándose como abono para tierras de siembra. De esta manera, seguimos protegiendo nuestro medio sin generar basura.

Te puede interesar

Cómo preparar desinfectante casero para combatir el coronavirus

En la batalla contra el coronavirus hay 3 cosas que se convirtieron en nuestras principales armas: el aislamiento, lavarse las manos y colocarse desinfectante en gel. Las dos primeras dependen exclusivamente de nosotros pero ¿qué hacer cuando no conseguimos alcohol en gel o aumenta considerablemente su precio? Te mostramos cómo preparar tu desinfectante casero

desinfectante covid

Superluna de las Flores, la última del 2020

Si estuviste prestando atención al cielo, habrás notado algo no tan habitual. Desde el martes la luna permanece llena. Hoy es el cierre de un ciclo que podremos disfrutar nuevamente recién el próximo año

harvest-moon-1828012_1920