BioEspecie ::: Vida Sustentable ::: BioEspecie

Cómo beneficia a nuestros hijos el método Montessori

El método Montessori enseña a los niños una actitud de “puedes hacerlo”. Confianza suficiente en sí mismos, para asegurar el éxito futuro en todos los aspectos de la vida.

Bio-Biblioteca 17 de febrero de 2021 ::: Matías Beltramino ::: ::: Matías Beltramino :::
Aula tipo para el método Montessori

La centenaria pedagogía Montessori fue creada en Italia por la doctora María Montessori (1870-1952), tras años de trabajar junto a niños en situación de exclusión social. Los pilares elegidos para construirla fueron la estimulación y el respeto. Tomando como sustento el potencial innato de los niños para el aprendizaje creó este método de desarrollo y crecimiento para nuestros hijos.

Para la doctora Montessori, desde el nacimiento hasta los 6 años, los niños viven una etapa que ella define de “mente absorbente”. En su transcurso, demuestran interés y curiosidad por el mundo que los rodea, aprendiéndolo y asimilándolo sin esfuerzo consciente. De los 6 a los 12 años, nuestros hijos poseen una “mente razonadora” que les permite explorar el mundo mediante la imaginación y el pensamiento abstracto. De los 12 a los 18 años, ya adolescente, cuenta con una “mente humanística” que le despierta el deseo de entender a la humanidad y contribuir con la sociedad. Por último, de los 18 a los 24 años, el adulto habita el mundo con “mente de especialista”, para hallar su propio lugar en él.

Las escuelas Montessori se caracterizan por estimular la autonomía de nuestros hijos, respetando su ritmo de desarrollo y los intereses individuales que van teniendo. El método apunta a empoderar al niño en el camino del aprendizaje autónomo.

Siete beneficios del método Montessori en la educación de nuestros hijos

Las ventajas de educar a nuestros hijos mediante el método de enseñanza ideado por la doctora María Montessori son muchas y variadas. Elegimos quedarnos con estos siete beneficios esenciales:

  1. Promueve el desarrollo de capacidades individuales en nuestros hijos: Para la enseñanza Montessori los niños aprenden de distintas maneras, de acuerdo a sus estilos de aprendizaje. Cada uno de nuestros hijos tiene intereses y capacidades que le son propias, la libertad para desarrollarlas es el eje central del proceso. En igual sentido, el ritmo impuesto al proceso de aprendizaje es dado por cada niño, evitando así violentar su desarrollo.
  2. Incentiva la autonomía e independencia infantil: la rutina diaria, los materiales que los niños utilizan, todo está pensado y organizado para potenciar en nuestros hijos su proceso de autorregulación infantil. Como decíamos, el método Montessori se estructura alrededor de los principios de independencia y autonomía. Se busca formar niños capaces de elegir por sí mismo y con pensamiento crítico.
  3. Estimula el conocimiento activo: para las escuelas Montessori nuestros hijos son protagonistas de su aprendizaje, buscadores activos del conocimiento. Es un método con libertad para cuestionar, investigar y establecer conexiones. A diferencia de la educación tradicional, para Montessori los docentes desempeñan el rol de guías que facilitan el descubrimiento de los saberes, mediante la práctica concreta. El saber no está concentrado en la figura del maestro ni este lo imparte como si los niños fueran receptáculos vacíos.
  4. Potencia la cooperación: también el entorno educativo es día a día más competitivo y esto ejerce una enorme presión en el proceso de los estudiantes. Frente a ello, el método Montessori propone una perspectiva diferente que definimos como aprendizaje cooperativo. El rol de los docentes consiste en animar a los niños para trabajar colectivamente, así nuestros hijos aprenden de los otros niños desde el respeto y la colaboración. El plus de la enseñanza colaborativa radica en que los alumnos aprenden a resolver los conflictos entre sus compañeros de aula de manera pacífica.
  5. Fortalece la autodisciplina: la libertad de la que nuestros hijos disfrutan al aprender mediante el método Montessori también tiene sus reglas que garantizan el orden en el aula. El espacio cotidiano de aprendizaje es un espacio libre pero respetuoso, al finalizar cada actividad deben colocar los materiales en su sitio y preservar la limpieza de los espacios de trabajo. Así, los niños forjan la autodisciplina y el autocontrol, habilidades claves para la vida.
  6. Promueve la autoevaluación: el niño es quien analiza de forma crítica el trabajo que realiza. Conforme adquiere conocimientos nuevos va reconociendo, corrigiendo y aprendiendo de sus “errores”. Así, nuestros hijos convierten los errores en oportunidades de aprendizaje y estimulan la autocrítica que incentiva a continuar indagando y aprendiendo.
  7. Posibilita la creatividad: al tomar lo que la educación tradicional llama errores, como posibilidad de nuevos conocimientos, los niños aprenden a desarrollar la creatividad y la imaginación como herramienta para sortear obstáculos. Sin miedos y estimulando el descubrimiento, con el método Montessori nuestros hijos aprenden en libertad.

La enseñanza o método Montessori, con los años, se ha vuelto algo más que una orientación pedagógica que se desarrolla en el marco de las aulas. Muchas familias, desde el inicio de la crianza de sus hijos eligen asumir este método como orientación para vincularse a diario con sus niños, haciendo carne as palabras de María Montessori:

El niño, con su enorme potencial físico e intelectual, es un milagro frente a nosotros. Este hecho debe ser transmitido a todos los padres, educadores y personas interesadas en niños, porque la educación desde el comienzo de la vida podría cambiar verdaderamente el presente y futuro de la sociedad. Tenemos que tener claro, eso sí, que el desarrollo del potencial humano no está determinado por nosotros. Solo podemos servir al desarrollo del niño, pues este se realiza en un espacio en el que hay leyes que rigen el funcionamiento de cada ser humano y cada desarrollo tiene que estar en armonía con todo el mundo que nos rodea y con todo el universo

Te puede interesar

El hornero o furnarius rufus

El hornero, un pájaro albañil

::: Matías Beltramino :::
Ambiente 16 de diciembre de 2020

Un pájaro de plumaje sobrio color adobe. Un ave alfarera bautizada con el nombre de su nido. ¿Qué más conocemos sobre el hornero? Vamos a descubrirlo

Lo más visitado

Newsletter