BioEspecie ::: Vida Sustentable ::: BioEspecie

El higo no es una fruta, es una flor invertida

La vaina en forma de pera que conocemos como higo, lleva en su interior muchas flores y cada una produce aquenios: frutos pequeños que le dan textura crujiente.

Alimentación 23 de febrero de 2022 ::: Matías Beltramino ::: ::: Matías Beltramino :::
alimentacion-frutas-obesidad_502461096_155028902_1706x960
Sabías que el higo no es una fruta?

Si hablamos con propiedad, debemos señalar que los higos son flores invertidas y, por tanto, las higueras no florecen de la misma manera que otro tipo de árboles frutales.

Infrutescencia (conjunto de frutas) denominamos a esta no fruta que conocemos como higos. Algo así como una especie de flor invertida que, al igual que cualquier otra precisa de un polinizador para desarrollarse. La particularidad, en este caso, es que requiere de una avispa sacrificada que muere dentro del higo.

Recapitulando, ese capullo oscuro con tonos rojizos que conocemos como higos son flores invertidas que crecen al interior de esta dulce "fruta". Cada una de esas flores pequeñitas como pelitos, produce una sola nuez y una sola semilla llamada aquenio. Así, el higo se conforma de varios aquenios que le dan esa característica textura crujiente. Cuando comemos un higo estamos comiendo cientos de frutas.

Qué sembrar en febrero, en el hemisferio sur.Qué sembrar en febrero en el hemisferio sur

Las avispas y la polinización de los higos

El proceso de polinización de las flores de la higuera es de lo más increíble. Para reproducirse no dependen ni del viento ni de que las abejas les acerque el polen, como ocurre con ciertas frutas. 

Las avispas del higo son las encargadas de que este sobreviva como especie, la relación entre esta flor y dicho insecto es fundamental.

El higo macho, una variante que no se come, es el encargado de hospedar en su interior los huevos de la avispa. Para poder ingresar en él las alas de la avispa se rompen y, dato curioso, sus crías también nacerán sin alas, con la única función de reproducirse hasta que consigan generar un túnel que les permita salirse al exterior y llevas las semillas de higo hacia otros sitios.

Si la avispa confunde su destino e ingresa a un higo hembra, en lugar de un higo macho, pierde sus alas y simplemente muere en el interior si poder dejar sus huevos. El higo hembra no cuenta con la fisonomía necesaria para que las larvas pueden reproducirse. 

Tranquilo, imagino lo que estas pensando... el cadáver de la avispa se descompone antes de llegar a nuestra boca. Para ello, los higos hembra están dotados de una enzima que transforma en proteínas el insecto muerto.  La textura crujiente del higo no tiene nada que ver con las avispas sino con su naturaleza.

La simbiosis entre los higos y las avispas

Las avispas transportan su material genético y le permiten a los higos reproducirse. Pero ellas tampoco podrían sobrevivir sin higos, ya que depositan sus larvas dentro de esta flor invertida. Este tipo de relación, biológicamente, se conoce como simbiosis o mutualismo.

De más esta decir que, debido a las alteraciones genéticas, actualmente los productores de higos ya no dependen de la labor de las avispas. En su mayoría, las variedades de higos para consumo humano son partenogenéticas, es decir que pueden dar frutos en ausencia de su polinizador. Esto tiene su contrapartida negativa para las avispas que ven alterado su ciclo natural de vida, poniendo en peligro su supervivencia.

plantas-combaten-plagasCombatir plagas cultivando caléndulas en tu huerta urbana

Consumir higos aportan más calcio que la leche

El higo aporta 70 kilocalorías por cada 100 gramos y 16 gramos de carbohidratos, principalmente azúcares, pero también 2,5 gramos de fibra. Aunque aporta una amplia variedad de vitaminas y minerales, su contenido no es significativo.

El higo seco es el producto de desecación del higo fresco. Naturalmente contiene un 80% de agua que al disecarlos se reduce a 30%. Así se obtiene un producto que puede conservarse mayor tiempo. 

Lo que sucede es que aumenta considerablemente el contenido calórico: unas 242 calorías. Al estar más concentrados todos los nutrientes, 100 gramos de higos secos aportan más calcio que 100 mililitros de leche o un yogur.

Los higos, además, son ricos en fibra, potasio y aportan hierro. No obstante, la ración recomendada de frutas desecadas es de 30-40 gramos, de esta manera se reduce en gran medida el aporte de nutrientes. 

Te puede interesar

Lo más visitado

Newsletter

Recibe los nuevos artículos directamente en tu correo. Cuidamos tu casilla de correo, no enviamos todos los días y solo lo hacemos cuando hay nuevos artículos.