BioEspecie ::: Vida Sustentable ::: BioEspecie

Cómo germinar semillas de Kiwi paso a paso

Tener un árbol de Kiwi en tu jardín es posible pero hay que tener algunos cuidados. Te contamos paso a paso cómo germinar semillas de planta de Kiwi en casa.

Alimentación 21 de septiembre de 2022 ::: Matías Beltramino ::: ::: Matías Beltramino :::
2017-07-25-11-13-40
Germinar semillas de Kiwi en tu casa, método paso a paso.

Para cultivar Kiwi es preciso que contemos con al menos dos plantas, una macho y una hembra, para que suceda de manera correcta su polinización. El Kiwi es una planta de tipo trepadora y su tamaño es bastante grande, con lo cual requiere espacio para desarrollarse y cierto tipo de estructura de apoyo para lograr expandirse, algo similar a la que podríamos utilizar para tutorar una parra.

Conviene saber sobre la necesidad de espacio de la planta de Kiwi para su desarrollo, ya que si nos lanzamos a cultivar Kiwi en un balcón, la tarea puede tonarse un poco compleja. Antes de comenzar el proceso, es aconsejable evaluar el interés que tenemos por cultivarla, considerando la relación productiva ante otras hortícolas y frutales que requieren un espacio menor.

En cuanto al clima, la planta de Kiwi se desarrolla con mayor facilidad en un ambiente de humedad alta, esto no quiere decir que no podamos cultivarla si nuestro clima es otro. Sólo debemos extremar sus cuidados frente a sequías, grandes calores o intensas heladas. Al ser una planta de clima húmedo, el Kiwi demanda mucha disponibilidad de agua durante el verano, por tanto la tarea de riego será fundamental.

Hechas estas recomendaciones, vamos a lo que realmente nos interesa, cómo germinar semillas de Kiwi en casa.

Germinar semillas de sandía de manera sencilla, en casa.Cómo germinar semillas de sandía en tu huerta

Métodos para germinar semillas de Kiwi para tu huerta urbana

Existen al menos dos métodos para germinar tus semillas de Kiwi, el primero de ellos nos permite tener un control mayor sobre el proceso, aunque requiere de un trabajo mayor de nuestra parte. El segundo se da de manera natural y mediante un proceso más simple.

Método 1 para germinar semillas de Kiwi

  1. Tomamos un kiwi y lo cortamos a la mitad. Extraemos las semillas junto a trozos de Kiwi y lo colocamos sobre un pedazo de papel aluminio. Puedes realizar esta tarea usando una cuchara o cuchillo.
  2. Ponemos las semillas a secar al aire libre, así lograremos que los trozos de Kiwi se sequen en forma natural y desaparezcan.
  3. Tras unos días de secado obtendremos nuestras semillas listas para ser germinadas.
  4. Tomamos una servilleta de papel y la mojamos un poco, sobre ella colocamos las semillas y envolvemos la servilleta junto a las semillas con papel aluminio. Esto nos ayudará a dar mayor oscuridad y mantener la humedad, para que el proceso se de con total facilidad.
  5. Ubicamos nuestras semillas en un lugar cálido, puedes usar una estufa germinadora casera para esta parte del proceso. La servilleta debe estar permanentemente húmeda, por lo tanto conviene revisarla periodicamente y añadirle agua si la notamos algo seca.
  6. Luego de 20 días comenzaremos a ver que las semillas empiezan a germinar, allí las pasaremos a nuestro semillero que armaremos con sustrato universal o humus de lombriz más fibra de coco.
  7. Tras 30 días las semillitas de kiwi habrán germinado. Ahora simplemente debemos esperar a que vayan creciendo hasta poder plantarlas, ya sea en una maceta grande o directamente en la tierra para dejarla crecer.

Método 2 para germinar semillas de Kiwi

Cómo te adelantamos, se trata de un proceso mucho más sencillo y que casi no requiere nuestra atención durante el proceso.

Cortamos una rodaja de Kiwi de aproximadamente 0,5 cm y la enterramos en un recipiente plástico en el que previamente hayamos colocado sustrato, luego cubrimos la rebanada de Kiwi con 1 cm de sustrato. Dejamos transcurrir el tiempo y veremos que las semillas han germinado al igual que ocurre con el primer método.

MelónCómo germinar semillas de melón ¡rápido y fácil!

Cuidados para cultivar Kiwi

Existen tres cuidados fundamentales al plantar Kiwi en nuestra huerta urbana.

Utilizar un buen sustrato. Es necesario cuidar que la tierra utilizada cuente con abundantes nutrientes. Es preferible elegir un sustrato universal y complementarlo con algo de compost orgánico o humus de lombríz. Al plantar las semillas que germinaste, realiza un agujero en la tierra utilizando un lápiz y coloca la semilla germinada utilizando una pinza de depilar, debes hacerlo con mucho cuidado para no dañarla. Realiza la misma acción con otras 3 o 4 semillas para asegurarte que alguna de ellas crezca. Luego de enterrarlas, las deberás tapar suavemente con algo de tierra. La semilla no debe quedar a más de 4 milímetro por debajo de la tierra. 

Clima y riego. Deberás buscar un espacio cálido para plantar tu Kiwi, no es preciso que reciba de manera directa los rayos de sol. La temperatura ideal a la que debe estar es de 25 a 30°. Es de gran importancia que reguemos en forma regular nuestra planta de Kiwi, la tierra debe estar siempre húmeda pero sin que se formen charcos. Para que esta condición se dé es preciso trabajar sobre suelos esponjosos y con buen drenaje. Un buen método de riego para estos casos es el riego por goteo. 

Crecimiento. Como te comentamos, el kiwi no crece como un árbol sino como una planta trepadora. Atento a esto deberás plantarla en un lugar que te permita colocarle una malla o soporte en forma de "T" donde colocar sus ramas para que pueda crecer y tomar forma. 

Propiedades y beneficios del Kiwi

El Kiwi es una impresionante fruta gracias al grande y variado aporte de nutrientes que realiza, además de su bajo aporte calórico. Para que nos hagamos una idea, una pieza de Kiwi de unos 70 grs, aporta más Vitamina C que la que naturalmente necesitamos en forma diaria (69 mg de 60).

Contiene también fibras solubres (0,59 g), lo que ayuda a regular los niveles de colesterol, triglicéridos y azúcar en la sangre, aporta fibras insolubles (1,53 g), lo que ayuda a prevenir el estreñimiento.

Esta fruta posee una gran riquesa en ácido fólico, que ayuda a prevenir la espina bífida durante el proceso de embarazo y la formación de glóbulos rojos.

Con sólo una ingesta de 100 g de Kiwi, logramos cubrir el 10% de las necesidades diarias de Vitamina E, cosa que refuerza el poder antioxidante de Vitamina C.

También el kiwi aporta 10% de Magnesio, componente esencial para el fortalecimiento de nuestros huesos. Increíblemente, el Kiwi es una de las pocas frutas que contiene en sus semillas Omega 3, grasas sanas para nuestro corazón y cerebro.

Cómo-cultivar-mango-a-partir-de-su-semillaGuía para germinar una semilla de mango en tu casa

Principales beneficios del Kiwi

El Kiwi tiene una composición nutricional muy especial que explica sus multiples beneficios sobre nuestro cuerpo.

El Kiwi es un potente antioxidante. Cuenta con una gran cantidad de sustancias antioxidantes como ser clorofilas, carotenos, xantofilas y luteína. Después del maíz el Kiwi es la mejor fuente vegetal. Estas sustancias, sumadas a los compuestos fenólicos, que ayudan a potenciar sus beneficios, hacen que esta fruta colabore en nuestra salud frente a enfermedades relacionadas con el envejecimiento celular. Entre ellas, el cáncer, los trastornos cardiovasculares, la obesidad, la diabetes, dificultades de la visión como cataratas y la degeneración macular. 

El Kiwi protege contra el cáncer. Frente al cáncer, la ingesta de Kiwi protege de forma doble al limitar los daños oxidativos que suelen ocasionarse en el ADN celular y estimula la reparación de daños ya sucedidos. La potencia reparadora del Kiwi es tal que todo lo mencionado sucede con sólo consumir una pieza de Kiwi al día. 

El Kiwi previene enfermedades cardiovasculares. La Universidad de Oslo, reveló mediante un estudio reciente que consumir entre 2 y 3 Kiwi por día, regularmente, otorga mayor fluidéz a la sangre, reduce la agregación de plaquetas y favorece la disminución de los niveles de colesterol. El Kiwi es, además, una fruta rica en potasio y, por tanto, ayuda a eliminar líquidos del organismo y equilibra los efectos nocivos del sodio, proveniente de la sal. Se aconseja su consumo en dietas para adelgazar, en pacientes con hipertensión e insuficiencia cardíaca y también como parte de la dieta nutricional durante el embarazo.

El kiwi favorece la digestión. Por su gran contenido de actinidina, se considera al kiwi un postre recomendable luego de haber comido abundantemente. La ingesta de esta fruta ayuda a digerir proteínas, evitando la pesadez estomacal, gastritis y formación de gases. Pero cuidado, porque la enzima actinidina también es la que genera respuestas alérgicas al Kiwi. Aquellas personas que sufren de alergia al látex o al abedul suelen presentar también alergia al Kiwi.

Te puede interesar

Lo más visitado

Newsletter

Recibe los nuevos artículos directamente en tu correo. Cuidamos tu casilla de correo, no enviamos todos los días y solo lo hacemos cuando hay nuevos artículos.